Debido a la Implantación del Sistema de Gestión de Calidad, en la Piña estamos siempre pensando en la mejora continua y en la calidad como el conjunto de acciones que engloban el proceso completo de producción, de principio a fin.

Por ello, hemos decidido apostar por la Pintura en Polvo o Pintura Electroestática, Powder Paint en inglés.

Se llama electroestática porque las partículas de pintura se adhieren a la pieza con carga eléctrica, lo que implica más calidad, rendimiento y durabilidad.

Las partículas de pintura, al adherirse a la pieza con carga eléctrica, consiguen que el acabado sea perfecto, homogéneo, sin grumos ni burbujas, además de un porcentaje mínimo de desperdicio.

El acabado de esta pintura se traduce igualmente en una mayor resistencia a la abrasión, la corrosión y los fenómenos meteorológicos.

También se trata de una pintura mucho más duradera en el tiempo, con un resultado más limpio y cuidado, además de una estética bastante más compacta.

Por último, subrayar que es una opción más respetuosa con el entorno, se considera una pintura ecológica puesto que está exenta de disolventes, lo que implica que no hay riesgo de contaminación ni para quienes lo aplican ni para el medio ambiente.

En definitiva, la pintura en polvo presenta unas sofisticadas características que harán que nuestras piezas duren en buen estado mucho más tiempo, lo que supone una gran ventaja frente al resto de pinturas.